El Calafate, “lugar en el mundo” del kirchnerismo, recorta 50% ayuda social a familias en situación de pobreza

El Calafate vive una temporada turística marchando a pleno y los hoteles rebosantes de turistas, en pleno avance de una nueva ola de contagios Covid causada por la variante ómicron y al cabo de un año y medio de parálisis de su principal actividad económica. En este contexto una concejal local de la oposición acaba de denunciar que el presupuesto municipal 2022 del “lugar en el mundo” de la vicepresidenta Cristina Kirchner recortó en 50% la ayuda social a los sectores más castigados por el desempleo y el subempleo en esa villa turística.

En una nota de respuesta a la agrupación de la sociedad civil “Organizaciones Unidas” por un pedido formal de acceso a la información pública, la concejal por el partido Encuentro Ciudadano (EC), Ethel Torres, informó que el municipio que comanda el peronista Javier Belloni (FdT) recortó de manera nominal el presupuesto de acción social al pasar del 5,60% del total asignado al período 2021 a un magro 3,30% para 2022. Además, considerando la inflación interanual proyectada para este año, el monto destinado por el municipio calafateño a paliar necesidades de familias sin trabajo que viven “de changas” y se encuentran en estado de vulnerabilidad extrema supone un violento recorte de la mitad de la inversión social para el año en curso.

“De lo expuesto –afirma la nota firmada por la edil- surge que la Asistencia Social en el Presupuesto 2022 arroja una cifra de $ 99.034.422 comparada con $ 98.700.000 para 2021, lo que indica no solamente una disminución nominal (porcentual) en dicha partida sino que, considerando la inflación interanual, representa una reducción real del 50% aproximadamente”.

 

La nota de la concejal Torres, dirigida a vecinos y nueve ONG y asociaciones de la sociedad civil entre las que se cuenta el Polo Obrero, fue en respuesta a un pedido de información sobre la suspensión de entrega de módulos alimentarios por parte del municipio de El Calafate a familias y vecinos con necesidades básicas insatisfechas hasta comienzos del invierno venidero. La misma detalla que durante 2021 –el año más duro desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020 y que provocó la mayor crisis de desocupación en la historia de la localidad- el intendente Javier Belloni subejecutó el presupuesto del área de Desarrollo y Asistencia Social en un 15%.

De los $ 99 millones asignados a esa área en 2021 (la más sensible e importante dentro del organigrama municipal por cuanto debió asistir en momentos críticos a centenares de familias a partir del invierno cuando la actividad económica se redujo a cero), sólo ejecutó $ 85 millones, es decir, $ 14 millones de pesos menos, suma equivalente a 1.400 módulos alimentarios de $ 10.000 cada uno que podrían haber sido entregados.

Las ONG y asociaciones de ayuda social nucleadas en el colectivo civil “Organizaciones Unidas” presentaron el pasado 20 de diciembre un pedido de acceso a la información pública tanto al intendente Javier Belloni como a los cinco concejales del Concejo Deliberante de la villa turística. El mismo solicitaba saber la veracidad de una versión que daba cuenta sobre la suspensión de la entrega de módulos alimentarios a familias carenciadas y el cierre del comedor comunitario y merendero del CIC (Centro Integrador Comunitario) del Barrio Cerro Calafate por parte del Municipio.

Algo a destacar es que a la fecha ni el Intendente Javier Belloni ni los cuatro concejales del oficialismo hicieron lugar al pedido de los vecinos. Ello demuestra que tanto el desempleo como la necesidad de miles de calafateños que viven apremiados por la pobreza y la precarización laboral no forman parte de la agenda del gobierno “nacional y popular” que el kirchnerismo encarna en la Capital Nacional de los Glaciares.

Actualmente y a pesar de que el Municipio se encarga en forma sistemática de ocultar las cifras sobre necesidades básicas insatisfechas y desempleo, se estima que entre un 20 y 30% de los vecinos de la villa turística podrían estar viviendo por debajo de la línea de pobreza. Como  resultante de la matriz turística de monocultivo que el kirchnerisno impuso como corset de hierro a la localidad hace veinte años sin explorar otras alternativas productivas, miles de calafateños  sobreviven hoy gracias a la informalidad por fuera de una actividad “madre” que desde hace al menos una década ya no genera plazas laborales nuevas.

Sobre lo anterior es necesario remarcar que el pedido por la continuidad de la ayuda alimentaria se da tras un año y medio de parálisis de la actividad económica que dejó sin trabajo ni sustento a centenares de familias y en el contexto del reciente anuncio de los números artísticos de la “Fiesta Nacional del Lago 2022”, evento al que Belloni acaba de destinar dentro del Presupuesto Municipal 2022 la fabulosa suma de 154 millones de pesos.

Desde el Polo Obrero El Calafate, exigimos al intendente Javier Belloni garantice la continuidad en la entrega de bolsones de alimentos a todas las familias que los venían recibiendo hasta noviembre de 2021, la reapertura del merendero y comedor comunitario del CIC “Barrio Cerro Calafate; la urgente realización de un censo de desocupados y subocupados para determinar el alcance real del desempleo en nuestra ciudad, la aplicación del monto no ejecutado correspondiente al año 2021 sobre el área de asistencia y desarrollo social y la duplicación a $ 200 millones de pesos del presupuesto 2022 para esa misma área.