Pedro Muñoz pidió que el municipio adhiera a la ley provincial de “tolerancia cero”

El edil buscará que las multas por conducir alcoholizado sean proporcionales a la cantidad registrada en sangre.

concejal de CC –ARI, profesor Pedro Muñoz

En el marco de la sesión ordinaria llevada a cabo hoy en la capital santacruceña, el concejal prof. Pedro Muñoz (CC – ARI Santa Cruz) solicitó mediante un proyecto de Ordenanza, la adhesión de la Municipalidad de Río Gallegos a la Ley Provincial Nº 3484, que prohíbe la conducción de cualquier tipo o especie de vehículo o medio de transporte, con una graduación de alcohol superior a 0%, o bajo la influencia de estupefacientes, sustancias psicotrópicas y/o similares.
En consecuencia buscará modificar la ordenanza respecto a la incorporación de sanciones de 0 a 0,50 % de alcohol en sangre, situación que a la fecha no está contemplada en la normativa municipal, igualándolos con respecto a los que rigen hoy en día a nivel provincial, como así también implementar una campaña de difusión y concientización acerca de esta nueva normativa.
El edil explicó que dicha iniciativa “surgió a partir de un planteo de la Agencia de Seguridad Vial, para retomar este debate e insistir con adhesión a la ley provincial de tolerancia cero, ante la alarmante cantidad de accidentes de tránsito que se agravó aún más durante los últimos meses en la capital santacruceña”.
“Este proyecto también va en consonancia con el que presentamos en la sesión anterior, para eliminar el libre deuda como requisito excluyente para renovar la licencia de conducir ante la imposibilidad de muchos vecinos de regularizar su situación con respecto al pago de impuestos municipales, lo que provoca que muchas personas sigan conduciendo sin licencia, siendo que esta medida solo tiene fines recaudatorios y no aporta en nada en materia de educación y/o seguridad vial”.
Por último vale indicar que según estadísticas brindadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) los siniestros viales son la principal causa de muerte en niños y jóvenes de 5 a 29 años, dejando vulnerables a los peatones, ciclistas y motociclistas que circulan por la vía pública.