Integrantes de la UTA abandonaron los colectivos frente al Municipio: “De ninguna manera esperábamos este tipo de conducta”, dijo Robles

Un total de ocho unidades pertenecientes al transporte público de pasajeros fueron dejadas esta tarde frente al palacio comunal, bloqueadas con los frenos de aire, y sin sus llaves, actitud tomada por integrantes de la Unión Tranviarios Automotor, cuyas autoridades no explicaron los motivos que los llevó a semejante decisión, que vuelve a dejar sin el servicio a los vecinos de la ciudad.

 

 

Durante una improvisada rueda de prensa, el secretario de Hacienda, Diego Robles, dijo que “estamos sorprendidos nosotros tanto como los usuarios y la comunidad en general”. “Vimos que de repente empezaron a dejar los colectivos, cerrados y se fueron. No dejaron un petitorio, no hablaron, nadie hizo ningún tipo de aviso sobre el tema. Sabemos sí que hubo una presentación en el Ministerio de Trabajo, que fue el doctor Cabezas hoy, pero de ninguna manera esperábamos este tipo de conducta”, señaló Robles.

El secretario añadió que “todos sabemos que estamos atravesando una situación de transición con el transporte público desde que Maxia abandonara a los trabajadores y se fuera”. Y luego repasó que “el municipio se hizo cargo económicamente del servicio, alquilando los colectivos, pagando la cuota sindical, el alquiler del predio, el sueldo de los trabajadores con todos los aumentos acordados a nivel paritario. Si bien no hacemos la liquidación, que la hace Maxia por ser la empresa que todavía tiene el vínculo laboral con los trabajadores, pero, es decir, en la cuenta judicial todos los meses la Municipalidad deposita esa plata e incluso tengo entendido que en el día de hoy se habría acreditado, por lo cual, no entendemos la naturaleza de la reacción”, insistió.

 

 

Robles aclaró que la presentación en el Ministerio de Trabajo refiere “al pago de los aportes” pero seguidamente recordó que “el gremio y los trabajadores saben perfectamente que el Municipio está imposibilitado de hacer ese pago porque no es quien tiene que generar el formulario 931, que es el que lo determina para generar el volante electrónico de pago, siendo que eso es responsabilidad de la empresa Maxia”, dijo.

Por lo que, para el secretario, “es llamativo que esto suceda cuando estamos a días de firmar un contrato de concesión con una empresa nueva. Un contrato que va a traer una solución esperamos nosotros al problema endémico que tiene el transporte público en la ciudad, y no entendemos qué motivaciones puede haber para tomar esta decisión a pocos días de la firma. Más aún cuando los trabajadores van a tener un horizonte de certidumbre, donde la empresa que viene va a reconocerles antigüedad y los va a absorber. Me parece que una medida así no contribuye para nada y es sospechosamente coincidente con eso”, indicó.

No obstante, el secretario de Legal y Técnica, Jorge Cabezas, también presente en la rueda de prensa, dijo que es un tema que “nosotros conocemos” el de los aportes no pagados por Maxia, y añadió: “Ya hubo una presentación en el juzgado del doctor Bersanelli, quien entiende en la causa, y es claro el doctor cuando dice que esto tienen que reclamárselo a su empleador, que es Maxia, que es con quien tienen la relación laboral formalmente.

Situación de Aportes

Cabezas avizora que esta situación puede también derivar “en una denuncia federal si hubiere un delito de índole penal por la falta de aportes de la retenciones a los trabajadores y no aportar a la AFIP”. “Nosotros realmente estamos atados de pies y manos no tenemos como pagarlo”, acotó.

Entre tanto, ambos secretarios dejaron en claro que la presentación de la nueva empresa que se va a hacer cargo del servicio desde el próximo mes de marzo seguirá su curso, y que lo programado para este sábado sigue vigente.

 

 

“Lo que va a pasar el sábado -dijo Robles- es lo mismo que pasa desde el inicio de esta gestión. Es decir, nosotros ponemos una retama que luego se llevan. Y nosotros ponemos otra. Ponemos una lámpara, la rompen, y la volvemos a poner. Nos cortan el cable de luz del Vacunatorio, y lo arreglamos. Nos bajan los vidrios de los colectivos, vamos y los arreglamos. ¿Nos quieren poner piedras? Pónganlas. Nosotros vamos a seguir adelante. Y esto va para todos los que tengan algún problema o animosidad personal o política contra la gestión. Tienen un momento, que es el de las elecciones, para elegir si quieren volver atrás”, deslizó.

Finalmente, Cabezas señaló que, más allá de este tema, “que es solucionable”, pasan otras cosas con esta actitud tomada, ya que los trabajadores “están incumpliendo de alguna manera su obligación laboral también y eso es algo que lo dirimiremos en el ámbito del Ministerio de Trabajo seguramente”, concluyó.