Federación Económica de Santa Cruz acompaña pedido de medidas por la crisis del coronavirus

La Federación Económica de Santa Cruz (FESC) junto a la  Confederación de la Mediana Empresa (CAME), solicitaron al Gobierno Nacional la instrumentación de medidas adicionales del tipo laboral, impositivo y financiero, para asistir a los comercios y pymes, y evitar impacto en el empleo ante la crisis por la pandemia del coronavirus (COVID-19).

Se piden medidas como la postergación de pagos a los bancos por 90 días, la eximición de pagar el impuesto al cheque, aliviar los efectos del contrato de trabajo para las empresas que no tengan tareas para sus empleados o solicitar créditos inmediatos a tasa cero.

El presidente de la FESC, Guillermo Polke, que participó de las últimas reuniones del consejo nacional de la CAME, afirmó que “destacamos las medidas que adoptó el Gobierno Nacional en línea con los 9 puntos que solicitó la CAME a los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Hacienda, Martín Guzmán. Sin embargo, dada la velocidad de los acontecimientos y la paralización de infinidad de actividades, y teniendo en cuenta la importancia de las pymes en materia de generación de empleo, solicitamos la urgente implementación de una batería de medidas complementarias”.

También adelantó que la FESC solicitará medidas al Gobierno Provincial de Santa Cruz, para paliar la crisis que se profundizará como consecuencia de la pandemia en la actividad comercial y empresarial. En este sentido, avanzó en que se impulsará una nueva Ley de Emergencia Comercial que pueda auxiliar al sector para sobrellevar las secuelas y derivaciones que provocará esta crisis mundial provocada por el COVID-19. Asimismo, informó que se solicitará la conformación de un comité de emergencia, para qué junto a las autoridades provinciales, consensuar medidas y herramientas para apuntalar a los comercios y pymes.

Además, Polke precisó que entre los puntos solicitados al Gobierno Nacional, está el de mitigar el costo laboral, y ampliar la eximición sobre contribuciones patronales a todas las micro y pequeñas empresas; flexibilizar los efectos del contrato de trabajo para quienes no puedan trabajar desde su casa; eximir del pago de las cuotas del monotributo y autónomos durante los meses de abril, mayo y junio; excluir a las pymes del decreto que determina la doble indemnización y gestionar que la ART asuma tanto las licencias de los trabajadores.

También remarcó otros tres puntos claves: Postergarle por 90 días a las pymes el pago de todas las deudas con entidades financieras; congelar durante 90 días los intereses financieros de los atrasos que tienen las empresas y generar líneas de créditos de interés nulo y de otorgamiento automático para empresas o comercios que deban cerrar por cuarentena forzosa.

En cuanto a las medidas impositivas, informó que se solicitó: Postergar por 90 días el pago de las cuotas de moratorias con AFIP; suspender el impuesto a los créditos y débitos bancarios para favorecer las transacciones sin contacto; ampliar plazos de IVA a 90 días de manera automática para las mipymes; postergar los plazos para adherir a la moratoria para empresas pyme; suspender toda medida cautelar que afecte la liquidez y el capital de trabajo y la amortización fiscal para herramientas adquiridas para home office o teletrabajo en pymes.

En tanto, el titular de la FESC explicó que como medidas complementarias, la CAME pidió congelar los alquileres comerciales a enero 2020; eximir por 60 días del pago de luz, gas y agua a las empresas afectadas; eximir las penalidades establecidas por el BCRA de la reglamentación para cuenta corriente bancaria; instruir a todas las empresas y reparticiones estatales el pago inmediato de facturas vencidas; solicitar a los gobiernos provinciales y municipales el apoyo a estas medidas y prorrogar estas medidas mientras la pandemia se extienda.