La incomparable situación de YCRT 2019 vs 2015 y la curiosa actitud de los que hablan y antes callaban

Así lo señala un parte de prensa emitido por la empresa el cual expresa:

Al menos llama la atención la actitud de determinados y repetidos protagonistas, que buscan confundir a la opinión pública de Santa Cruz, una vez más, a partir del nuevo relato que intentan imponer, “no hay seguridad, no hay inversión, no hicieron nada”.

Son los mismos que estuvieron callados cuando la Mina estuvo a punto de colapsar. No les importó la seguridad entonces, cuando conocían que la mina tenía su Red Troncal de Ventilación abandonada. Mudos y obedientes ingresaban a diario a pesar del riesgo de tener velocidades del aire que duplicaban en distintos sectores los 5 metros por segundo de velocidad permitida en por las normas locales e internacionales.

Mudos continuaron después, cuando luego de un esfuerzo fenomenal durante más de 2 años, los propios trabajadores lograron reestablecer una buena ventilación que ellos mismos usufructúan hasta hoy. Hubo que sacar más de 70.000 toneladas de arcillas y otros estériles en seis kilómetros de la red y recuperar un  derrumbe total en 189 metros en una de sus galerías.

Fue esta gestión la que recuperó la Seguridad en la Ventilación de la mina, la que adquirió e instaló una nueva y moderna central metanométrica, la que ya registra al instante, la totalidad de los gases nocivos que se generan en los frentes largos, las galerías secundarias y cruces de retornos del aire viciado; dando tranquilidad a todos quienes trabajan en distintas labores.

Dos tuneleras nuevas se instalaron en la zona profunda de mina 5 para permitirnos habilitar la extracción de más de 4 millones de toneladas de nuestro mejor carbón. El nuevo Frente Largo 64 debía estar listo para comenzar la producción de carbón a fines de este mes. Pero sin importarles a unos pocos, usando argumentos que no resisten una conversación razonable, dejaron de cumplir con sus tareas el 13 de agosto pasado; sin importarles la valiosa asistencia técnica y capacitaciones que brindarían los técnicos polacos; sin importarles no contar con un equipo esencial para poder duplicar la producción actual de carbón.

Cinco colectivos con muy buen mantenimiento por parte de los trabajadores de talleres centrales y dos nuevos recientemente llegados, están lejos de ser un riesgo. Al  igual que seis ambulancias de las cuales una es nueva y otra, también cero kilómetro, se incorporará a la flota actual del departamento Medicina, la que se completa con dos vehículos utilitarios. ¿Dónde están los riesgos, entonces?

Seiscientas nuevas lámparas con tecnología LED, ultra livianas y con dos intensidades de luminosidad para evitar encandilamientos ya están a disposición de los trabajadores. 300 nuevos autorescatadores se sumarán a los existentes y forman parte de esa Verdad que se pretende reemplazar con un relato.

Logramos sacar carbón en forma continua, una vez más, después de quince años en condiciones de seguridad como nunca existieron. Sabemos que la labor de la minería subterránea es una actividad de riesgo, pero hoy como nunca YCRT tiene los elementos más modernos al servicio de la seguridad de nuestros trabajadores.

Recuperamos la Usina de 21 MW y el convenio que firmamos con SPSE empezaba a dar sus frutos, ingresos para nuestra Usina y energía más barata para los domicilios, comercios e instituciones de nuestra Cuenca. Logramos lo que en ningún otro punto de la provincia y el país fue posible: hacer que el precio de la energía baje. Y bajará más en un futuro cuando SPSE conecte en forma segura la línea que lleva la energía a 28 de noviembre y Rospentek y que pasa por Julia Dufour.

El paro intempestivo nos dejó sin combustible para nuestras calderas, sin mantenimientos, por esta razón el martes tuvimos que dejar de inyectar energía lo que achicará los descuentos. Esperamos que pronto podamos volver a generar desde nuestra Usina. Este logro, tampoco puede taparlo ningún relato.

Trenes que volvieron a circular. Un puerto con operaciones de descarga de trenes, acopio de carbón y carga de buques totalmente automatizadas, también forman parte de lo que construimos. Nos sentimos orgullosos de estos logros que refutan falsas preocupaciones.

Lo que era un peligro lo normalizamos, lo que no funcionaba  lo pusimos en marcha, lo que estaba parado está operando, lo que abandonaron hoy es un moderno lugar de carga de carbón térmico comercial.

Sabemos también que hay cosas que faltan, que se deben mejorar, que debemos ser capaces de sacar mucho más carbón año tras año. Nadie en su sano juicio puede comparar esta realidad de YCRT 2019 con la que se vivía en el 2015, cuando abandono, parálisis y saqueo competían por ser el mejor sinónimo de lo que se vivía.

Dicho esto, preguntamos ¿Dónde está la inseguridad, falta de gestión y la desinversión que argumentan los sectores que se aventuran parar la mina?. Solo la comparación fáctica de la situación de YCRT antes del 2016 y la actual, teniendo en cuenta que los mismos que antes estaban mudos hoy plantean el conflicto, hace innecesaria cualquier aclaración al respecto para plantear sin ningún tipo de dudas, que el conflicto planteado en la empresa, es estrictamente político.